Raúl Quinto y Ben Clark ganadores de los premios de prosa y poesía en castellano de la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CRÍTICOS LITERARIOS

En la imagen integrantes de la corporación de Ferrol con el jurado del Premio de Crítica Española

ALMERIAHOY.COM / En una ceremonia celebrada en Ferrol (La Coruña) y en conmemoración del 25º aniversario de la muerte del ilustre escritor Gonzalo Torrente Ballester, la Asociación Española de Críticos Literarios anunció los ganadores de sus premios anuales a lo mejor de la prosa y la poesía en las cuatro lenguas oficiales de España: castellano, gallego, euskera y catalán.

Este año, el galardón en narrativa castellana ha recaído sobre el poeta almeriense de origen cartagenero Raúl Quinto por su obra ‘Martinete del rey Sombra’. En poesía castellana, el ganador es el escritor español de ascendencia británica Ben Clark (Ibiza, Baleares, 1984), por su poemario ‘Demonios’.

En gallego, han sido seleccionados Manuel Veiga, por Perder as bestas (Edicións Xerais), en narrativa y Antón Lopo, por Diarios (1. Azul Monforte), en poesía. Veiga, natural de Monforte de Lemos, tiene casi tres décadas de producción literaria a sus espaldas, con títulos como A parte queimada (Aira) o Todo ser humano é un río (Xerais), y es una de las plumas contemporáneas más reconocibles en lengua gallega. No es la primera vez que sus propuestas son encumbradas por un jurado. Ya se alzó con el Premio Xerais en 2004 por O exiliado e a primavera y con el Premios García Barros en 2006 por Lois e Helena buscándose nun día de tormenta. Pero tampoco es el lirista Antón Lopo ningún debutante, pues el también monfortino tiene a sus espaldas decenas de volúmenes publicados en poesía, prosa, teatro y ensayo.

 En lengua catalana, han sido premiados Pasqual Farrás por La necesitat (Edicions de 1984, narrativa) y Marc Granell por Arran de gel (Bromera, poesía). En Esukera, Olatz Mitxelena por Arrain hezur bat eztarrian (Elkar, narrativa) y Harkaitz Cano por Ulu egiteka bolondres (Susa literatura, poesía). En el premio de la crítica en lengua extranjera, se falló el triunfo de Hernán Díaz por Fortuna (Anagrama). A pesar de no tener dotación económica, este reconocimiento es uno de los más prestigiosos del país, al ser otorgado por un jurado de expertos en el campo de la literatura.