José Antolín Álvarez gana el I CONCURSO INTERNACIONAL DE ESCULTURA DE BORJA

LANUEVACRONICA.COM / El Ayuntamiento de Borja (Zaragoza) propuso que ‘El alma de las manos’ tocara el techo del arte en su I Concurso Internacional de Escultura. Todo un gran acontecimiento en que los políticos de ese municipio y ciudad española aprovecharon, asimismo, para homenajear a uno de sus dioses creativos: José Sanmartín (1931 – 2021). Barro cocido y madera (tronco o tabla), para que nos entendamos, fueron sus propuestas materiales con el único fin de ensalzar la veta artística de determinados mortales, sin dejar a un lado sus obligaciones políticas. Un gran ejemplo que muy pocos ayuntamientos son capaces de llevar a la práctica por temor, tal vez, a que sus ciudadanos sean capaces de descubrir la llama que jamás se apaga si hablamos y defendemos la Cultura. 

El caso fue que uno de los nuestros, José Antolín Álvarez Chamorro (Benamariel, 1962) entendió el mensaje de este municipio zaragozano y se propuso sacar las cosquillas al tronco de un árbol. Y fue entonces, con la paciencia que otorga el dar vida y volumen a una imagen etérea, cuando se puso manos a la obra, usando toda una colección de gubias y de formones, de punzones y barrenas, de limas y escofinas… Y así, con el tiempo, surgió su ‘Rozándonos’, que no es otra cosa que la maravillosa puesta a punto de dos manos que se tocan (y se unen) por el milagroso calor de una piel, tan parecida a la humana, que confunde. Ríos y afluentes de sangre alimentan esos dedos que han de seguir queriendo hasta el final de un abismo de carne.

‘Rozándonos’ se llevó el Primer Premio y Antolín, su autor, trajo para León, en general, y para su Benamariel, en particular, el honor de un sueño cumplido.