Jabo H. Pizarroso y Uxue Apaolaza Larrea, PREMIOS IGNACIO ALDECOA DE CUENTOS 2020

NOTICIASDEALAVA.EUS /VITORIA – Los renovados Premios Ignacio Aldecoa, organizados por el Departamento de Cultura y Deporte de la Diputación Foral de Álava, ya tienen los ganadores de su especialísima XLIX edición. Se trata de Jabo H. Pizarroso –autor, entre otras, de la novela por entregas El silencio del virus que DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA publicó diariamente durante el confinamiento– y Uxue Apaolaza Larrea, que tienen ahora hasta el 31 de diciembre para entregar su colección de cuentos y recibirán un premio de 6.000 euros (el 70% se entregará como anticipo)

El pasado mes de marzo se tenían que haber hecho públicas las bases para las nuevas ediciones de los premios literarios que cada año organiza la Diputación. Sin embargo, la aparición del covid-19 y la declaración del estado de alarma obligó a dejar en suspenso los procesos correspondientes al Ignacio Aldecoa (relato), Becerro de Bengoa (ensayo) y Ernestina de Champourcin (poesía). Ante la excepcionalidad del momento, el Departamento de Cultura decidió introducir novedades de cara a este 2020. En primer lugar, no se van a abrir las convocatorias correspondientes a los premios de ensayo y poesía, en la confianza de poder recuperarlos de cara a 2021. Sí se decidió llevar a cabo el certamen de relato pero con novedades. De esta forma, ha sido un jurado de expertos –la escritora y periodista Txani Rodríguez, la autora y doctora en Comunicación Audiovisual Katixa Agirre, y los creadores y profesores universitarios Iban Zaldua y Alexander Gurrutxagael– el encargado de seleccionar de entre los aspirantes, las firmas y proyectos ganadores, historias que se llevarán ahora a cabo con el apoyo del premio.

Finalmente, al concurso se han presentado un total de ocho candidaturas a la edición en castellano –que este año se limitaba a residentes en el Territorio Histórico de Álava y Enclave de Trebiño– y 27 a la de euskera –sin limitación–. En castellano aspiraban tres mujeres y cinco hombres, mientras que en euskera eran diez y 17, respectivamente. Todas las candidaturas tuvieron que acompañar su inscripción con una explicación de la colección de cuentos que pretendían elaborar y una breve muestra.