Irene Solà reconocida con el PREMIO DE LITERATURA DE LA UNIÓN EUROPEA 2020

LAVANGUARDIA.COM / ¿Quién me está llamando a mí de Bélgica?”, se preguntaba Irene Solà cuando vio en el móvil un número de ese país. Era de la Unión Europea, concretamente de la secretaría general de Literatura, y le llamaron para informarla de que su novela Canto jo i la muntanya balla (Llibres Anagrama), había sido reconocida con el premio de Literatura de la UE para nuevos talentos.

La escritora Irene Solà sabía que era finalista por España, con tres libros más ( Serem Atlàntida , de Joan Benesiu; Temporada de avispas , de Elisa Ferrer, y Noche y océano , de Raquel Taranilla), pero también sabía que ese premio no la había ganado nunca una novela escrita en catalán. Doble sorpresa.

Canto jo i la muntanya balla es una novela donde las nubes y los ciervos hablan, donde las mujeres de agua del Pirineo tienen voz propia y donde los caminos de paso hacia el exilio a raíz de la Guerra Civil, en el valle de Camprodon, aún recuerdan las vidas, y las muertes, de los que pasaron. Es una obra moderna en el fondo y en la forma, que bebe de la tradición más arraigada de las tierras catalanas.

El premio de Literatura de la UE fue creado en el 2009 y cada año reconoce una obra de autores emergentes de trece países. La dotación es de 5.000 euros. En España ya lo han recibido Raquel Martínez-Gómez, Cristian Crusat y Jesús Carrasco . En el 2020 también lo ha ganado la bosnia Lana Bastasic , catalana de adopción, por Atrapa a la liebre (Navona/Periscopi). Este año era el turno de España, Bélgica, Croacia, Chipre, ­Dinamarca, Estonia, Kosovo, Alemania, Luxemburgo, Montenegro, Noruega, Bosnia y Hercegovina y Macedonia.