Fallada la undécima edición del PREMIO ATLANTE DE GRABADO. Premiados Marco Poma, Germán Aparicio y Carmen Isasi

LA VOZ DE GALICIA / A pesar de las dificultades derivadas de la crisis sanitaria del covid, la undécima edición del Premio Atlante de Gravado es una realidad. El jurado dio ayer a conocer a los tres ganadores de este prestigioso certamen, un mérito que ha recaído en el italiano Marco Poma, el leonés Germán Aparicio y la madrileña Carmen Isasi. Cada uno de estos galardones está acompañado de una dotación económica de 2.500 euros.

En el acto de presentación, en el que estuvo presente la teniente de alcalde ribeirense, María Sampedro, también se anunciaron dos menciones de honor para los finalistas, la argentina Mirta Gendin y el polaco Marcin Bialas. No obstante, la máxima categoría del Atlante, el premio Ramiro Carregal -que lleva aparejada una cuantía de 5.000 euros-, fue declarado desierto «ao considerar que ningunha das obras presentadas, a pesar da súa calidade, reunía as condicións necesarias para este recoñecemento».

Marco Poma presentó Solo, un trabajo realizado en mezzotinta, aguatinta y punta seca en plancha de cobre; mientras que Germán Aparicio destacó con una obra sin titular elaborada en la técnica de aguafuerte. Carmen Isasi se decantó por el fotopolímero y el chiné collé -proceso que permite captar detalles más finos de la placa en una superficie delicada como el papel japonés o el lino-.

En cuanto a los accésits, la argentina Mirta Gendin apostó por la impresión digital mediante la calcografía de dos matrices de fotograbado en su trabajo Nature I. El polaco Marcin Bialas empleó aguafuerte sobre plancha de zinc en Campground 2.