El PREMIO AXA DE PINTURA CATEDRAL DE BURGOS aplaza su edición al verano de 2021

DIARIO DE BURGOS / Una cita más se cae del calendario cultural capitalino. El Premio AXA de Pintura Catedral de Burgos aplaza su edición número 25 al verano de 2021 como consecuencia de la pandemia de la covid-19. El departamento de Comunicación de la aseguradora confirmó ayer la suspensión de este encuentro previsto inicialmente para el sábado 11 de julio. 

La organización ha preferido ser prudente y cancelar este año la convocatoria, una de las más esperadas en la agenda de los habituales en los certámenes al aire libre por su importante dotación. El principal problema se encuentra en las colas y la aglomeración de gente en la puerta del Sarmental durante el sellado de los lienzos, la entrega de los cuadros a la hora del cierre de plazo y la distribución de las bolsas entre los participantes. «Lo hacía todo muy complicado y la comisión ejecutiva tomó la decisión de aplazarlo al año que viene como otros muchos eventos culturales», señalan desde la organización, que ya busca una fecha para propiciar el reencuentro entre los artistas y el público burgalés a la sombra de la basílica gótica para julio de 2021.
A punto de celebrar ese 25 aniversario, el Premio AXA de Pintura es una de las citas clásicas del estío capitalino. La estampa que dibujan los alrededor de 500 pintores, tanto nacionales como internacionales, adultos y niños, que colocan sus caballetes y demás bártulos pintureros en plazas, paseos, calles y otros rincones, sobre todo, del centro convierten a la jornada en una fiesta.

El aplazamiento de este premio de pintura al aire libre hará que su celebración el próximo año sea redonda ya que su 25 aniversario coincidirá con el octavo centenario de la Catedral, que, precisamente, propició su nacimiento en 1996. Fue la manera que halló la entidad para colaborar con la conservación, recuperación y difusión de este patrimonio, una misión en la que se embarcó junto con otras instituciones públicas y privadas tras la urgencia de pasar por el quirófano que reveló la caída de la estatua de San Lorenzo en la portada de Santa María en agosto de 1994.