El gijonés José Ángel Rivas Sánchez se alza con el primer premio del XXIII CERTAMEN DE PINTURA RÁPIDA DE OSCOS

LNE.ES / La iglesia de Santa María de Villanueva de Oscos se convierte este mes en galería de arte para mostrar al público las obras del XXIII Certamen de Pintura Rápida, toda una referencia en los Oscos. La cita se desarrolló este sábado y el temporal que sufre la región no frenó a la treintena de participantes que secundaron la convocatoria. Se impuso el gijonés José Ángel Rivas con un paisaje que retrata un día lluvioso en el corazón de los Oscos.

«Teníamos miedo a que no se animase nadie porque anunciaban muy mal tiempo, pero lo mantuvimos igual y hay que agradecer la asistencia a los participantes, muchos de ellos fieles año a año», señala el Alcalde de Villanueva, Abel Lastra. En la cita no solo participaron artistas asturianos, sino que hubo participantes llegados desde Galicia y León. Eso sí, muy pocos pudieron realizarar sus trabajos a la intemperie por las complicadas condiciones climatológicas. Todas las obras presentadas se podrán ver durante todo el mes en la iglesia del icónico monasterio de Villanueva.

El tema del certamen fue, como en ocasiones anteriores, «Paisajes, pueblos, rincones y costumbres de Oscos” y se repartieron un total de 2.550 euros en premios. El jurado, integrado por Lulas Rodríguez Somoza, Olvido Galán y Ana Fernández, aplaudió la calidad de los trabajos y también la originalidad de algunas propuestas como la del gijonés Diego Fernández «Columé», que se llevó el segundo premio con un trabajo que usó la madera como soporte. El tercer premio recayó en Vicente Soto Fernández.

El jurado concedió dos accésit a Juan Carlos Triñanes y Montserrat Valera. El premio al mejor pintor local fue para Rubén Tito Rodríguez, mientras que el premio juvenil recayó en Miranda Rodríguez. Ayla Martín se llevó el premio infantil y se distinguió con un detalle a los ocho niños menores de diez años que participaron en la cita.