El escultor lucense Manuel Buciños ha sido galardonado por la Fundación Otero Pedrayo con el PREMIO TRASALBA 2020

LA VOZ DE GALICIA / El escultor Manuel Buciños, el artista de las emociones,  ha sido galardonado por la Fundación Otero Pedrayo con el premio Trasalba 2020. Así lo han decidido los miembros del patronato tras una reunión telemática, acorde con los tiempos que marca el coronavirus.

Poco antes de iniciarse el estado de alarma, Buciños inauguró su última exposición titulada «Diario de Artista” en el Centro Cultural Marcos Valcárcel, en la que reúne 60 piezas en las que se puede observar su capacidad para trabajar con distintos materiales y su evolución como uno de los referentes gallegos.

Manuel García Vázquez (Buciños, Lugo 1938), tenía diez años cuando, impregnado por el olor de la madera en la ebanistería de su abuelo, supo que quería ser escultor. Años más tarde se convirtió en Manuel Buciños y comenzó a moldear emociones. En el último encuentro con este periódico, reflexionaba: «Teño 82 anos”, como quien trata de justificarse. “Agora as cousas pesadas me cansan, teñen que botarme unha mao”. Puede que el carnet biológico sea inapelable, que la vida reste según pasan los años, que se lleve a quienes amamos, el escultor lo sabe, pero en cada arruga de Manuel Buciños, en la expresividad de ese rostro que se retrotrae con el tiempo, hay un espejo que muestra calma y satisfacción.