CINEMA JOVE despide su 39º edición coronando a ‘Fly On’, de Takuya Kato

ALICANTEPLAZA.ES / VALÈNCIA. El festival Cinema Jove celebró anoche la gala de clausura para despedir su 39º edición en el Teatre Principal de València, en una noche en la que el Premio Luna de València fue a recaer en Fly On, un drama intimista japonés dirigido por Takuya Kato.

En este, se hace una relectura del relato de la infidelidad en el matrimonio a través de la historia de Watako, una mujer casada que intenta afrontar junto a su marido el duelo por la pérdida de su amante, Kimura. Acompañado por la banda sonora de la cantautora Eiko Ishibashi (también conocida por su trabajo en Drive my car) este relato hace una relectura del amor la que Kato conecta a la pareja desde dos universos diferentes. En palabras del jurado de largometrajes -compuesto este año por Zora Rux, Norika Sefa y Gloria March- este film cuenta una historia de forma “sencilla pero centrada” que consigue observar el dilema de los personajes que representan un buen ejemplo de las personas que “se muestran distantes y cercanas” con la voluntad de ser amadas.

Junto a este film, la gran triunfadora ha sido la película italiana El Paraíso, que se ha alzado con los premios a mejor director, para Enrico Artale; a mejor interpretación, para Edoardo Pesce y a mejor banda sonora, para Emmanuelle de Raymondi. En esta película un hombre que roza los cuarenta y su madre colombiana, con la que vive en la periferia de la metrópolis romana, trabajan para un narcotraficante local encargándose de las “mulas”. Toda su vida da un giro de 180º cuando una nueva joven colombiana entra como mula y les lleva a reflexionar sobre el dolor, sus traumas, sus vacíos desde las relaciones y la intimidad que existe entre ellos.

En palabras del director, en conversación con Culturplaza, este film habla sobre una historia de amor en la que “hay una cantidad de contradicciones que la convierten en otra cosa”, junto al relato de las drogas y la inmigración, que conectan a los personajes: “Hay amor, pasión, emoción; pero también hay opresión, hay disfunciones, hay elementos tóxicos, hay dependencia… Todo esto al mismo tiempo”, relata Artale.